lunes, 28 de abril de 2008

CASTILLO DEL CONDESTABLE DÁVALOS_Arenas de San Pedro (Ávila)

Arenas de San Pedro es un municipio abulense situado en la comarca del Valle del Tiétar, en las inmediaciones de la sierra de Gredos. Dista unos 80 Km. de Ávila.
El Castillo del Condestable Dávalos o de la Triste Condesa se halla en el casco urbano de Arenas de San Pedro, junto al río Arenal; fue construido a principios del siglo XV por orden del condestable de Castilla Don Ruy López Dávalos (valido de los reyes de Castilla Enrique III el Doliente y Juan II); lo construyó para ejercer mayor control sobre su territorio, que abarcaba Arenas, El Colmenar (Mombeltrán), Candeleda, La Adrada, Castillo de Bayuela y La Puebla de Santiago del Campo Arañuelo.
Tras caer en desgracia el mencionado Ruy López Dávalos, el rey de Castilla Enrique IV el Impotente donó el castillo y la Villa de Arenas a Don Rodrigo Alonso Pimentel (cuarto Conde de Benavente). Cuando la hija del cuarto Conde de Benavente -Juana de Pimentel- se casó con el condestable de Castilla Don Álvaro de Luna, pasaron la villa y el castillo a pertenecer a dicho matrimonio.
En el año 1453 fue ajusticiado en Valladolid -por orden del rey de Castilla Juan II- Don Álvaro de Luna, tras lo cual Doña Juana de Pimentel se recluyó en el castillo para llorar la muerte de su marido; por esta razón se conocía este castllo por el nombre de "Castillo de la Triste Condesa".
Tras la muerte de la condesa, pasó el castillo a ser propiedad de Don Diego Hurtado de Mendoza y Figueroa (primer Duque del Infantado, casado con Doña Brianda de Luna). El primogénito de los Mendoza -Don Íñigo López de Mendoza y Luna- se casó con Doña María de Luna, naciendo de esta unión -en el año 1461- Don Diego Hurtado de Mendoza y Luna el Grande.
El Castillo del Condestable Dávalos o de Don Álvaro de Luna es una construcción de planta cuadrada rematada en sus esquinas con cubos circulares y almenados; los lienzos de la muralla se refuerzan con contrafuertes; junto a la entrada del lado este, avanza la Torre del Homenaje, que es de planta rectangular y luce ventanas dobles -góticas y mudéjares- bajo balcones defensivos. Cuando se destinó la fortaleza a uso residencial, se rellenó el foso y se eliminaron la cerca y el rastrillo.
En 1809, la villa y el castillo fueron incendiados durante la Guerra de la Independencia; desde entonces -y hasta el año 1908- el patio de armas del castillo se usó como cementerio, siendo destruidas sus crujías. En 1838, el castillo sufrió otra destrucción durante la primera guerra Carlista. En 1853, el castillo fue cedido al ayuntamiento por el Duque de Pastrana.
En 1931, el castillo fue declarado Monumento Histórico-Artístico; desde los años 70 del siglo XX, el Patio de Armas del castillo se usa para actuaciones culturales y festivas. En el año 2006 se rehabilitó la Torre del Homenaje y el Adarve.
Torre del Homenaje desde el adarve oeste.

Castillo del Condestable Dávalos_Arenas de San Pedro (Ávila).