viernes, 13 de noviembre de 2009

El taumaturgo Abaris

Abaris es --en la Mitología griega-- un taumaturgo y poeta escita que recibió el poder de la adivinación y una flecha mágica de manos del dios Apolo, en agradecimiento por haber cantado el viaje que dicho dios emprendió por el país de los hiperbóreos.
Abaris fue nombrado Sumo Sacerdote de Apolo. Con su flecha de oro podía atravesar los aires y descender a los infiernos. Era capaz de profetizar los temblores de tierra, desterraba la peste, curaba a los enfermos y apaciguaba las tempestades. Una de sus mayores hazañas fue acabar con las epidemias de peste que periódicamente asolaban Lacedemonia.
Según la leyenda, fabricó una estatua de Minerva (Palas Atenea) con los huesos del esqueleto de Pélope y se la vendió a los troyanos, haciéndoles creer que había descendido del mismo Cielo (a este simulacro se le denominó Paladio, según los historiadores griegos Heródoto y Estrabón).